BENEFICIOS DE LA SEDA

BENEFICIOS DE LA SEDA

 

Los nórdicos SEDASANA rellenos de seda natural son el compañero ideal para su descanso.

Gracias a las propiedades naturales de la seda ofrecen al cuerpo humano un descanso perfectamente equilibrado.

Por su calidad y confort son una alternativa realmente incomparable.

iconos_esp

Hipoalergénica y antiácaros

No daña las pieles sensibles, secas o irritables, lo que beneficia a aquellas personas que sufren de eczemas o son alérgicas a los tejidos sintéticos.

Por sus propiedades la seda es muy resistente a los ácaros y bacterias de forma natural, no produce olores, ni absorbe polvo.

 

Transpiran de forma natural y previene el exceso de calor

Cuando hace calor, la seda absorbe y transfiere el exceso de calor y humedad y por tanto mantiene un ambiente cómodo cuando se duerme, evitando el exceso de calor.

 

Regulan la temperatura

La seda es un regulador natural de la temperatura y mantiene la temperatura del cuerpo durante toda la noche. Cuando hace frío, debido al aire que hay entre los hilos de seda el calor se mantiene dentro por lo que tiene ese efecto de aislamiento.

 

Máximo confort

La seda es la fibra natural más fina, flexible y ligera. Esto significa que no ejerce ningún punto de presión en nosotros, por lo que, al contrario que la ropa de cama tradicional, mucho más pesada,  facilita el movimiento e incrementa el descanso natural del cuerpo.

La seda se adapta a la forma del cuerpo lo que evita desplazamientos que pudieran dejar zonas descubiertas durante la noche.

 

Indicado para personas con afecciones respiratorias

No desprende partículas y sustancias que pueda afectar a las vías respiratorias.

Recientemente un estudio realizado por investigadores del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, y publicado en The Lancet Respiratory Medicine, ha llevado a los medios a dar la voz de alarma sobre el hecho de que la exposición a edredones o almohadas de pluma natural pueda estar relacionado con el desarrollo de fibrosis pulmonar idiopática, en este sentido la seda es una alternativa de gran calidad.

 

Ligera y relajante

Por sus componentes naturales la seda proporciona una agradable sensación de suavidad y ternura lo que produce un efecto relajante para el sistema nervioso y un descanso placentero y regenerador durante la noche.

 

Estable,  resistente y duradera

No se deforma ni hace bultos, manteniendo una superficie lisa y poco abultada. La seda es fuerte, resistente y elástica por naturaleza.